Te proponemos una ruta guiada por los lugares más espectaculares de Jaén y su provincia. Guía Jaén comienza el viaje en la capital y continúa la navegación por este mar de olivos haciendo dos paradas imprescindibles en Úbeda y Baeza.

  • Catedral de Jaén: dos enormes torres custodian la fachada abalconada del siglo XVII, probablemente una de las pocas existentes en el mundo. Hay quién considera al mayor de los templos de Jaén como Patrimonio de la Humanidad y no le faltan razones. La arquitectura de su estructura solo encuentra rival en las obras de arte que se albergan en su interior, que justifican sobradamente la visita.
  • Castillo y Parador: las mejores vistas de la ciudad que desentrañamos en nuestra “guía Jaén” se tienen desde el Castillo de Santa Catalina, hoy recuperado y habitado de nuevo gracias a Paradores. De hecho, es el establecimiento hotelero con el mejor mirador de la provincia, además de ser testigo de otra época.
  • Baños árabes: son los grandes desconocidos de la capital jiennense. Lo que fueran en tiempo un centro social ligado a la época musulmana, es hoy un centro cultural. En sus salas, magistralmente restauradas, se pueden encontrar lienzos de artistas locales y exposiciones venidas de todos los confines del mundo. Aunque el lugar en sí bien merece una visita.
  • Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas: aquí nace el Guadalquivir, el “río grande”. En estas sierras pasa de ser un simple arroyo a la sombra de pinares a convertirse en el alma del mayor olivar del mundo. Y a su paso genera vida y da frescor a un paraíso natural de inconmensurable belleza.
  • Cazorla: la población blanca aparece reluciente en la ladera de la verde montaña. Empinadas calles llenas de recovecos ofrecen cada cual un mirador mejor de su castillo y el entramado urbano, del que destaca el casco antiguo, con los restos de la iglesia de Santa María, bajo la que discurre un río.
  • Úbeda y Baeza: basta con decir que la UNESCO las tiene catalogadas como Patrimonio de la Humanidad. Ambas ciudades son diferentes, en estilos, en trazado e incluso en gastronomía, pero están unidas por su incalculable valor, que el viajero aprecia en cada rincón. Las joyas de la corona de Jaén.

Visita lo impresindible de Jaen