De tabernas por Jaén

publicado en: Restauración | 0

Nos vamos de tabernas por Jaén en un ruta llena de sabor con la compañía de cerveza y vinos como guías en busca de las tapas más famosas de la ciudad. Un recorrido que nos lleva a conocer Jaén y uno de sus más atractivos encantos, la gastronomía jiennense.

Taberna Casa Gorrión

Una de las más famosas tabernas de Jaén. Se encuentra en una de las calles aledañas a la catedral, en el Arco del consuelo. Esta taberna se fundó en 1888, lo que da idea de su trayectoria y de la solera de que da cuenta su barra. Tanto es así que uno de los pocos establecimientos de España que ha sido declarado Bien de interés cultural y turístico. De la carta merecen atención el queso y el vino, como en las tabernas de antaño, aunque el surtido de tapas es más que generoso.

Taberna El Zurito

Otro de los sitios por excelencia para ir a tapear en Jaén, y de los bares más recomendados cuando se visita la ciudad. Su historia se denota en la decoración, cúmulo de experiencia y vivencias compartidas durante décadas en un lugar de encuentro de los vecinos de Jaén. En su barra se puede tomar un buen codillo, unas albóndigas caseras, buena anchoa del Cantábrico y carnes de buey cocinadas con esmero en un lugar donde prima la calidad y el trato agradable.

Taberna Casa del Volapié

Aunque se parece en el nombre, no pertenece a ninguna franquicia. Esta es una taberna familiar muy concurrida. Es aconsejable llegar pronto y tener paciencia porque se llena a las horas centrales. Lo que denota el éxito que tiene entre sus clientes, que contribuyen a crear tertulias de todos los temas posibles en lo que supone un barullo de opiniones entre vinos y tapas. El renovado bocadillo de calamares en su tinta es uno de los más solicitados en la barra.

Taberna La Báscula

Nada tiene que ver con el programa de televisión. Aquí lo que pesa es la calidad y el trato que se da a cada uno de los clientes. Su cocina elabora los platos clásicos que se pueden degustar en las tabernas de Jaén junto con innovaciones más arriesgadas. Uno de los destacados por sus clientes es el arroz en cazuela de barro al horno. En la barra se puede pedir el típico flamenquín o el excepcional pastel de puerro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *